Expo “Espíritu Libre” 2019

Expo “Espíritu Libre” 2019

¿Por qué pinto vinos y whiskies?

 Soy una apasionada, las pasiones han sido en mi vida un motor para crecer desde que tengo memoria. Desde muy pequeña supe que conectarme con mi voz interior era la manera en que quería vivir, y esta forma de percibir la realidad desde la conciencia de cada instante, me llevó a descubrir que puedo interpretar mis sensaciones a través del arte, ya sea la música, la pintura o la escritura, y que esas interpretaciones pueden abarcar mundos muy diferentes y distantes aún en lo sensorial.

Hace años fui interesándome por el mundo del vino y del whisky, aprendiendo a degustarlos de manera consciente, y no tardó en surgir en mi la necesidad de transformar en pinturas lo que iba probando, según mi propia visión y experiencia sensitiva. 

En el 2019 empecé a pintar algunas fotos propias de las bodegas que había visitado en Mendoza el año anterior, y mientras pintaba, de pronto me di cuenta de que cuando degustaba un vino o un whisky, mi mente me llevaba a lugares y momentos específicos. Decidí entonces llevar a las telas esas imágenes que acompañaban mi percepción, organizando las pinturas en dos series que iba realizando simultáneamente.

Quedaron así conformadas las series, «Espíritu Libre» que celebra la enorme tradición en el arte de hacer whiskies que ha llevado a Escocia a un lugar insuperable en la industria del noble destilado de maltas y granos, y «Vinos y Viñedos» que rinde homenaje a la gran trayectoria vitivinícola argentina, el arte de hacer vinos que reflejen los terruños, la conexión del hombre con su universo y la búsqueda de la excelencia.

 Mi visión artística se enfoca en la integración del ser humano con la naturaleza, recreando paisajes figurativos y abstractos, como representación del espíritu de cada bebida. En una suerte de percepción sinestésica, los aromas, sabores y texturas degustadas, se traducen en paisajes, contornos, colores y juegos de luz, interpretando en cada obra una síncresis de imágenes, asociadas por una subjetividad propia, que resaltan el carácter y personalidad de cada uno de los destilados, varietales y cortes representados.  

 Mi exposición individual «Espíritu Libre» llevada a cabo en la Casa de la Cultura de Buenos Aires, del 30 de octubre al 7 de noviembre de 2019, unió las dos series de cuadros, desplegando 64 obras en la sala del primer subsuelo del edificio histórico.

Esta muestra fue parte de “La Noche de los Museos 2019”, con una cantidad de visitantes estimado en 6.000 personas y su inauguración contó con la presencia de la Bodega Malandra, originaria de Mendoza, que ofreció una degustación de 3 de sus vinos, que también interpreté en mis pinturas. De esta forma los concurrentes pudieron hacer la experiencia de percibir los colores, aromas y sabores de los vinos mientras observaban las obras que los homenajeaban, lo que les brindó una nueva perspectiva desde donde analizar sus propiedades organolépticas, más allá del disfrute artístico. 

Actualmente continúo creando sobre estos temas, pero he decidido expandir mi paleta para sumar interpretaciones artísticas de destilados y vinos de otras partes del mundo.

Me encuentro preparando las próximas exposiciones individuales, que este año estarán dedicadas enteramente a cada temática por separado.

Expo “Renacer en Epecuén” 2018

Expo “Renacer en Epecuén” 2018

Desde el año 2018 he realizado una amplia producción de pinturas relacionadas con Villa Epecuén y sus paisajes únicos.
Epecuén es un pueblo de la Provincia de Buenos Aires, que desde sus ruinas despliega una belleza única y sobrecogedora, reconocida por sus atardeceres que iluminan la laguna con una poesía singular, desprendida de los fragmentos de su historia.

En 1985, Villa Epecuén, ubicada en el partido de Adolfo Alsina en la Provincia de Buenos Aires, sufiró una inundación provocada por una crecida del lago que sumergió a la ciudad completamente bajo el agua, obligando a su evacuación total.

Posteriormente, en los últimos años, el agua comenzó a retirarse, dejando a la vista las ruinas de la ciudad, que se han convertido por sí mismas en un atractivo turístico.

El nivel del agua ha retrocedido casi en su totalidad. Aun es visible el trazado de las calles, el dique de contención y las ruinas de las casas, hoteles y edificios emblemáticos, como el famoso Matadero, obra del inconfundible arquitecto Francisco Salamone, del año 1937, siguiendo las líneas del Art Decó que caracterizan su obra.
Abundan árboles muertos, edificios en ruinas, vehículos oxidados y el pueblo continúa deshabitado y en ruinas.

Las ruinas son frecuentemente visitadas por fotógrafos, turistas de distintas partes del mundo, periodistas y entusiastas de los deportes extremos.
El lugar es habitado solamente por Pablo Novak, un hombre nacido en 1930 que se resiste a abandonar su pueblo y lo recorre habitualmente acompañado de su perro.

La serie “Renacer en Epecuén” fue la protagonista de mi primera exposición individual, llevada a cabo en la Casa de la Cultura de Buenos Aires, participando de la Noche de los Museos, el 10 de noviembre de 2018.

es_ESES
en_GBEN es_ESES